Personajes

LA FAMILIA NAREZO (y III)

Ver La familia Narezo (I) y La familia Narezo (II).

Imagen

La tercera hija del matrimonio formado por Pablo Narezo y Sara Dragoné, tras Alfonso e Irene, fue Amelia. Nació en 1895 y en noviembre de 1915 se casó en Barcelona, donde vivía la familia desde hacía años, con Gabriel García Maroto. Éste había nacido en la localidad manchega de La Solana en 1889 y desde bien pronto manifestó inquietudes intelectuales y artísticas: en 1910 ya estuvo, como pintor, entre los expositores de la Exposición Nacional de Bellas Artes celebrada en Madrid; y en 1911 publicó su primer libro "Del jardín del Arte", poco antes de empezar sus colaboraciones en prensa. Tras el matrimonio, Gabriel y Amelia viven en Barcelona hasta que, previa parada de unos meses en Salamanca, mediado 1918, deciden instalarse en Frama, el pueblo del que descendía Amelia. Llegan a él con Gabriel y con Sara, sus primeros hijos, nacidos en 1916 y 1918.

De qué fue lo que les llevó a cambiar Barcelona por Frama puede dar alguna pista el relato que, bajo el título "Campanas bautismales", publicó Gabriel en forma de folletín por entregas en el periódico La Voz de Liébana, en el que un matrimonio (Manuel y Lina) con dos hijos se traslada a un pueblo de Liébana y en el que se incluyen párrafos como éstos:

«Ya estaban en la tierra tantas veces evocada por ellos durante las horas ciudadanas despojadas de intimidad; ya estaban en la casa donde Lina pasó sus años niños y de donde faltaba tantos años..., pensaban los dos con cierta alegría no desprovista de temores...»

«Había exaltado tanto Lina las hermosuras del rincón en que ahora posaban; había ofrecido tanto en nombre de las horas felices que llenaban su infancia que, al llegar el instante de hoy, temblaba la sin igual niña-mayor por todos los anhelos prendidos a las palabras ardorosas en momentos de tedio ciudadano...»

«Dos hijos tenían, y, por los hijos, más que por ellos mismos, habían abandonado nuestros amigos la ciudad buscando el remanso seguro de inenarrables concurrencias...Y no fue el ansia de salud -con no estar muy sobrados de ella- lo que más les incitó a romper los firmes ataderos que les retenían en Castilla; antes que por esto, les ilusionaba el viaje por creer que sus hijos nacidos en ciudades de todos, no habían de advertir nunca, de no afirmarse en la menuda aldea, la huella palpable de su raíz de infancia.
Nacer y vivir -solía observar Manuel- en la casa número tantos, piso tal, de una u otra mano de cual popular e interminable calle de una ciudad de censo creciente, es carecer de infancia íntima y de recuerdos de permanencia renovable...
».

«Y era aquí, en el pueblo simple y olvidado, en la casona de robusta traza presenciadora de los esfuerzos de los antepasados, donde soñaron afianzar la vida de los suyos asegurándoles así un caminar de paso confiado por los lugares más lejanos...».

Seguramente fueron estos pensamientos los que llevaron a Gabriel y Amelia a Frama. Sin embargo, la estancia allí se va a reducir a dos años largos, ya que en octubre de 1920 se trasladan a Madrid. En ese periodo, Amelia tuvo dos hijos, una niña en septiembre de 1919, que murió a los quince días, y un niño en agosto de 1920, que también moriría posteriormente, pues no figura en las biografías de Maroto.

Durante su estancia en Liébana, Gabriel participa en exposiciones con parte de su obra artística. Así, en abril de 1919 expone en el Ateneo de Madrid 32 dibujos y pinturas «que han merecido favorable juicio crítico», leemos en La Voz de Liébana. Así lo podemos comprobar, por ejemplo, en la revista La Esfera que, comentando el tiempo transcurrido desde su anterior exposición, destaca que «Son tres, cuatro años de un silencio que imaginamos de renuncia y era de hallazgo, que creímos de holganza y preñaba, sin embargo, el esfuerzo cotidiano». El tiempo que llevaba en Liébana fue, pues, un periodo de maduración.

También La Voz de Liébana informa en agosto del mismo año de la presencia de una obra -un paisaje- de Maroto en la Exposición Internacional de Bellas Artes de Santander, inaugurada por el rey Alfonso XIII, y por aquellas mismas fechas figuró también entre los pintores que participaron en la Exposición Internacional de Pintura y Escultura de Bilbao. De hecho, hacía «frecuentes visitas a Bilbao y abundantes contactos con la Asociación de Artistas Vascos». Por tanto, pese a su apartamiento en Frama permanece en contacto con los círculos artísticos del país como también lo atestigua su participación en el concurso que la revista Nuevo Mundo convocó para diseñar una portada artística en el que obtuvo un accésit al igual que en el Concurso de Carteles del Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Imagen

El 29 de mayo de 1920 muere en París Sarah Dragoné, madre de Amelia. Con tal motivo, se debieron de desplazar hasta allí, donde permanecen unos meses al descubrirse la sordomudez de su hija. Allí vivían Irene Narezo y Federico Beltrán. Gabriel había publicado en 1915 un libro elogiando y defendiendo a Federico con motivo de haberle sido censurada a éste una obra, "La Maja Marquesa", en la Exposición Nacional de Bellas Artes de aquel año. Sin embargo, con el paso del tiempo, Gabriel «no se llevaba nada bien ni como persona ni como pintor» con Federico, según señaló Jaime Brihuega en un estudio sobre Maroto.

Gabriel aprovecha su estancia para enviar artículos a la revista La Esfera que firma en París en mayo y junio de 1920. Ya antes, en marzo, la misma revista había incluido el poema y dibujo que se aprecian en la imagen. Y en ella publicará también, entre otros textos, el primer capítulo de las "Campanas bautismales", que había publicado en La Voz de Liébana, y un interesante "Invierno en la Villa", que recoge la vida invernal de Potes, que reproducimos aparte, incluyendo la foto realizada por el mismo Gabriel (fue la fotografía otra de las actividades a las que se dedicó).

Una de sus últimas realizaciones relacionadas con Liébana fue "un artístico pergamino", que incluía una "sentida dedicatoria", que el pueblo de Frama dedicó a Vicente María del Arenal, quien había sido médico del ayuntamiento de Cabezón de Liébana durante años. Todos los vecinos de Frama firmaron el manuscrito que le fue entregado a Arenal el 10 de enero de 1921.

Anteriormente, Gabriel García Maroto también se había implicado en la vida de Frama como atestigua, por ejemplo, su participación en las fiestas de San Bartolomé de 1919. A iniciativa suya seguramente (él fue quien donó los cuatro lotes de libros de los premios), se incluyó aquel año en el programa un concurso para que los escolares demostraran sus conocimientos y él mismo fue uno de los miembros del jurado. Ello le mereció ser calificado en la crónica de la fiesta incluida en La Voz de Liébana como "ilustrado y filántropo".

Desde su marcha a Madrid en octubre de 1920, con la salvedad del manuscrito referido, no nos consta que Gabriel García Maroto volviera a tener relación con Liébana. Preocupado por la sordomudez de su hija, que pudo ser una de las causas de su marcha de Liébana, en su vida gana peso «un trascendente interés por las aplicaciones artísticas a la pedagogía infantil», que se acentuará más con el nacimiento en 1922 de otro hijo, José, también sordomudo. Su mujer, Amelia Narezo, falleció hacia 1934.

A principios de 1921 creará una imprenta, en la que cabe señalar que se publicó el primer libro de poesía de Federico García Lorca así como los primeros números de la revista Índice, dirigida por el poeta Juan Ramón Jiménez, en la que publicarían algunos de los que formarán después la conocida como Generación del 27. De sus actividades como impresor, pintor y escritor y de su creciente compromiso social, que le llevará a ocupar cargos en la República una vez iniciada la Guerra Civil, así como de su vida posterior, tanto en España como en México y Cuba, pueden verse más detalles en:

  • Diccionario biográfico de la Real Academia de Historia

  • Wikipedia (desde donde se puede acceder a las biografías de sus hijos Gabriel y José García Narezo, que destacaron en México, sobre todo, como poeta y político, el primero, y como pintor, el segundo).

  • De La Mancha a México: la singular andanza de los artistas republicanos Gabriel García Maroto y Miguel Prieto (pdf).

    Gabriel García Maroto murió en México en 1969.


    De interés:

    Vídeo con cuadros de Gabriel García Maroto

  • También en esta sección: