Personajes Lebaniegos

110 años de la erección del monumento a Jesús de Monasterio en Potes

30/09/2016

Imagen

Se cumplen ahora 110 años de su inauguración. Eran unos tiempos en los que los ayuntamientos carecían de medios y se recurría a suscripciones populares para financiar estas y otras actividades. El periódico “La Voz de Liébana” dio cuenta en varios números de cómo fue todo el proceso, que resumimos aquí en varios apartados:

Memoria elaborada por la Comisión nombrada al efecto

"Iniciada la idea a poco de morir don Jesús de Monasterio, de honrar de alguna manera la memoria del ilustre Maestro, gloria de la Montaña, constituyóse esta Junta o Comisión, cuyos primeros trabajos fueron encaminados a esplorar [sic] la opinión, para proceder conforme respondiera ésta al llamamiento que se le hacía.

Preciso es confesar, que el silencio de algunas de las personas a quienes la Junta se dirigió por carta, las contestaciones de otras, capaces de enfriar los mayores entusiasmos, y la falta de apoyo que encontró en personas de quienes esperaba poderosa ayuda, impresionó tristemente a la Comisión, y acaso la hubieran hecho desistir de su propósito, si la colonia montañesa en Cuba no hubiera respondido con el entuiasmo con que lo hizo a la invitación que se le dirigió.

El generoso desprendimiento de los montañeses residentes en Cuba, movió a la Comisión a perseverar en sus propósitos, y trabajó con todo el celo y la actividad que le fue posible para la mejor realización de la idea.

No es esta ocasión de hacer cargos, ni dirigir censuras; la Comisión dio la mayor publicidad a la suscripción abierta, dirigió numerosas circulares y cartas, cuantos tuvieran deseos de contribuir a honrar la memoria del insigne Monasterio, tuvieron noticia de hallarse abierta una suscripción para erigirle un Monumento en Potes, donde había nacido.

El sentimiento con que la Comisión veía el retraimiento de unos, se compensaba con creces con la satisfacción que esperimentaba [sic] al ver la espontaneidad con que otros acudían a contribuir a la suscripción abierta.

Entre las contrariedades con que la Comisión tropezó en sus trabajos, fue acaso una de las mayores, la muerte del ilustrado escritor y críticio don José M. Esperanza y Sola. Había el ilustre Académico acogido con entusiasmo la idea, y ofrecido a la Comisión su valioso apoyo, y cuando el señor Esperanza había empezado a hacer uso de sus muchas relaciones y conocimientos para ponerlos a contribución para el mejor éxito de la suscripción abierta, su inesperada muerte privó a la Comisión de tan eficaz concurso.

Cuando ya pudo calcularse aproximadamente el importe de lo que llegaría a recaudarse, la Comisión se dirigió a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, invitándola a que aceptara el encargo de anunciar un concurso para la ejecución del Monumento proyectado, redactando las bases y nombrando el jurado que había de juzgar los proyectos que se presentaran y designar el que considerara digno de adjudicación de la obra. Accedió la Real Academia a la invitación de la Comisión y anunciado el concurso, bien fuera por la falta de suficiente publicidad, bien por lo exiguo de la cantidad que se ofrecía, o por la perentoriedad del plazo que para la presentación de proyectos se fijó, por hallarse ya de antemano señalada la fecha del 28 de Septiembre actual para la inauguración del Monumento, lo cierto es que solo tres proyectos se presentaron al Concurso, y en ninguno de ellos encontró la Academia méritos bastantes para la adjudicación de la obra.

En vista del resultado del Concurso, indicó la Academia a la Comisión la conveniencia de que se anunciara un segundo concurso con mayor publicidad y más largos plazos para la presentación de proyectos y para la ejecución de la obra; pero fijada ya por la Comisión la fecha del 28 de Septiembre actual para la inauguración del Monumento, para dar satisfacción a las impaciencias de algunos suscriptores que tachaban a la Comisión de poco activa y deseaban que se realizara la obra lo antes posible, tuvo la Comisión el sentimiento de no poder deferir a la indicación de la Academia y acordó encomendar la ejecución del Monumento, al Escultor don Pedro Estany, autor de uno de los proyectos presentados al concurso y el que a juicio de la Comisión y de otras personas que vieron los proyectos presentados, reunía mejores condiciones.

Contratada la ejecución del Monumento con el señor Estany en la cantidad de 11.500 pesetas, que era la suma que esperaba recaudarse, con sujección al proyecto presentado y obligándose el señor Estany a tenerle completamente instalado para que pudiera inaugurarse el 28 de Septiembre actual, creyó conveniente la Comisión introducir en el proyecto la modificación de que la figura representando la Inmortalidad, que debía ser de piedra según el proyecto, fuera de bronce para evitar dificultades de transporte y posibles mutilaciones por efecto de algún golpe después de hecha la instalación. Aunque esto suponía un aumento de gastos, accedió el señor Estany a la modificación propuesta, ofreciéndole la Comisión compensarle de algún modo ese mayor gasto, si la suscripción escedía [sic] de las 11.500 pesetas calculadas.

Desgraciadamente poco ha sobrepasado la suscripción la expresada suma, después de cubiertos algunos otros pequeños gastos que la Comisión ha hecho, pues siguió el retraimiento de numerosas personas, algunas de las cuales se honraron en vida con la amistad del eminente Maestro; sin duda, no le creyeron dignos de los honores de la estatua, como si Potes hubiera tenido algún otro hijo que en virtud, en ciencia, en Arte, hubiera rayado a la altura que Monasterio supo colocar su nombre.

Si alguien de la actual generación o de las venideras sobrepasa ese nivel en cualquiera de las manifestaciones de la actividad humana, aun quedan en Potes sitios donde emplazar más estatuas y generosidad en los lebaniegos para erigírselas.

Imagen

Gracias a la generosidad con que los hijos de Monasterio se prestaron a sufragar los gastos de la hermosa verja que rodeará el Monumento, puede construirse dicha verja que al mismo tiempo que adorna y realza la obra, sirve de defensa para impedir el libre acceso del público.

La Comisión ha puesto cuanto ha estado en su mano para conseguir la mejor realización de la idea; si no lo ha conseguido, no ha sido por falta de voluntad y de deseo; si ha acertado a realizar el pensamiento de los donantes, con ello queda suficientemente compensada de los trabajos que se impuso.

Cumple la Comisión un grato deber al expresar en esta ocasión su profundo agradecimiento a la Excma. Diputación provincial al Diputado a Cortes por este distrito, don Pablo de Garnica, al ayuntamiento de Potes, a la prensa de la provincia, especialmente a El Diario Montañés y a LA VOZ DE LIÉBANA, a los señores don José Gómez y don Lucas Lamadrid y al Eco Montañés, de La Habana, a la colonia montañesa en Cuba y en general a todos cuantos han contribuido con su apoyo a la mejor realización de la idea, y da las gracias igualmente al escultor señor Estany y al inteligente constructor de obras don Manuel Posada, por la actividad con que han procedido a sus respectivos trabajos, a fin de que pudiera celebrarse la inauguración en el día de hoy, según los deseos de la Comisión.

El Presidente, Roque de la Fuente y Diez.
El Tesorero, Eduardo Barredo.
Joaquín Fernández y Ángel Muñiz, Vocales.
El Secretario, José María de Bulnes.”

La suscripción:

En total se recaudaron 12.024,40 pesetas. De ellas, 3.929 directamente por la Comisión Ejecutiva; 5.003,40 fueron recaudadas en Cuba por José Gómez y Lucas Lamadrid; 1.830, por El Diario Montañés; y 1.262, en la casa de banca de F. Morana, en Madrid.

Entre los donantes destacan las mil pesetas entregadas al Diario Montañés por "Un agradecido de don Jesús de Monasterio"; las 494 de la Diputación; y las 250 del Ayuntamiento de Potes. Otros donantes fueron el Marqués de Comillas (100 ptas), el músico Tomás Bretón (10 ptas), y numerosos lebaniegos, tanto residentes en la comarca como en el exterior, cuyo nombre aparece en una amplia relación.

Los gastos originados por el monumento fueron 12.784,40 pesetas: 11.500 ptas, pagos al escultor Sr. Estany por la ejecución del Monumento; 360, al maestro Manuel Posada por la construcción de la verja; 125 ptas, a La Voz de Liébana, como subvención por la tirada de un número extraordinario y la adquisición de 125 ejemplares "para remitir a los donantes que no son suscriptores de dicho periódico"; 122,65 ptas., gastos del funeral y otros del acto de inauguración; 33,50, para impresos y circulares; 30,60 para gastos de correo y secretaría; y 12,65 por gastos de giro.

Por lo tanto hubo un déficit de 760 pesetas "cuya cantidad suple la familia del insigne Maestro".

El monumento

"Es autor del Monumento el distinguido maestro don José Estany, y la obra consta de tres cuerpos, zócalo, columna o pedestal y busto.

El zócalo es de forma octogonal y cuatro de sus partes salientes.

La columna tiene adosada una figura simbólica «La Inmortalidad», con la mano derecha señala a las generaciones futuras el glorioso nombre de Monasterio y con la izquierda, apoyada en la columna, sujeta una rama de laurel y siempreviva.

En la parte baja de la columna y sobre su basa la rodea una faja de bronce que lleva en letra grabada la inscripción «A Jesús de Monasterio sus admiradores" "21 Marzo 1836» (fecha de su nacimiento) "28 Septiembre 1903" (fecha de su muerte).

En la parte superior lleva la columna otra faja de bronce con motivos ornamentales, y remata el Monumento el busto del insigne Maestro en vez y media el tamaño natural, y de notable parecido.

La altura del monumento es de cuatro metros y el conjunto resulta sencillo y de buen gusto y honra a su autor el señor Estany".

Según Luis Sazatornil, la Fundición Campius y Codina fue la que colaboró con Estany en la realización de la obra.

La inauguración

Estaba prevista para el 28 de septiembre de 1906, coincidiendo con el tercer aniversario de la muerte de Jesús de Monasterio. Sin embargo, hubo de posponerse al día 30 "a causa de no haber llegado el busto con tiempo oportuno".

A las diez y media de la mañana de ese día, "asistiendo al acto selecta y numerosa concurrencia aunque no toda la que se esperaba y que merecía la gloriosa memoria del ilustre lebaniego a quien se honraba", comenzó el párroco, Roque de la Fuente, rezando un responso ante la estatua cubierta. Después, el médico titular de la Villa, Gregorio Muñiz, "leyó con envidiable entonación la Memoria de los trabajos realizados por la Comisión ejecutiva". Acto seguido, el párroco, presidente de dicha Comisión, "descorrió la cortina que cubría la estatua en medio de respetuosa expectación y del ruido de la pólvora. El mismo señor pronunció breves y elocuentes palabras para hacer entrega del monumento inaugurado al Ayuntamiento de Potes. En nombre de éste y por ausencia imprevista del señor Alcalde contestó el primer teniente Alcalde don Florencio Castelao, prometiendo en nombre del municipio proteger y conservar la estatua que inmortalizará la egregia fama de Monasterio".

Para terminar, habló el presbítero Ignacio Rodríguez de Cosgaya en nombre de la colonia montañesa en Cuba, que había tenido parte importante en la suscripción. Hizo votos "porque este acto sea el punto de partida de una resurrección de las dormidas energías de la región y hermoso libro abierto donde la juventud pueda hallar enseñanzas y estímulos de gran provecho".

"Con esto se dio por terminado tan sencillo y hermoso acto de fervorosa devoción a la vida gloriosa de un hombre bueno, de alta inteligencia y precioso corazón".

Del monumento se dice que "El busto es de extraordinario parecido por lo que acredita a su autor, el hábil escultor don Pedro Estany, quien por su acabadísima obra ha merecido muchas felicitaciones".

Situación actual

El monumento se mantiene ubicado en una situación muy próxima a la que ocupó hace 110 años. Sin embargo, ya no cuenta con verja protectora y su zócalo no es el original. Lo que sí se ha añadido reciéntemente es una urna de cristal con un violín, discos, cds, libro y partituras de la obra de Monasterio y, junto, a ella, una inscripción con una cita de Pérez Galdós: "El más grande y legítimo orgullo de Potes es haber sido la cuna del insigne Jesús de Monasterio".


Enlace relacionado:

Reportaje de Vl de Jesús de Monasterio


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: