Noticias de Liébana


PLAN DE RECUPERACIÓN DEL UROGALLO CANTÁBRICO

24/03/2017
El Gobierno de Cantabria ha sacado a información pública duante un mes el borrador del decreto de aprobación del Plan de Recuperación del Urogallo Cantábrico. Este es un resumen de su contenido.

El Plan comienza haciendo un diagnóstico de la situación de la especie en Cantabria que es crítica, como lo prueba el hecho de que esté incluida en la categoría de "en peligro de extinción". De hecho, si en 1982 todavía estaba presente en 12 áreas de canto, en los censos realizados en lo que va de siglo apenas si han sido localizados media docena en tres sectores: Camaleño-Vega de Liébana, Polaciones y Tresviso.

Con el Plan de Recuperación se pretende «reducir el grado de amenaza que soporta mediante el impulso y mantenimiento de medidas que favorezcan la mejora de su estado de conservación y faciliten la viabilidad de la población a largo plazo».

Para ello, el Plan dirige sus actuaciones a conseguir los siguientes objetivos:

a) Favorecer el éxito reproductor y la supervivencia de los adultos.
b) Disminuir la mortalidad no natural de la especie.
c) Mantener la colaboración con el programa de cría ex-situ existente para la subespecie cantábrica y la creación de una reserva genética.
d) Garantizar la conservación de los hábitats favorables para la especie, promoviendo actuaciones para su mejora y restauración.
e) Favorecer la conectividad entre las poblaciones existentes.
f) Aumentar el conocimiento sobre la especie y su hábitat.
g) Incrementar la conciencia social y la participación pública respecto a la necesidad de conservación del urogallo.

Una de las directrices que se incluyen señala que todas las actuaciones que se realicen en el Parque Nacional de Picos de Europa «serán coordinadas y consensuadas con los órganos de gestión del mismo».

Entre las medidas concretas que constan en el Plan figuran que la densidad de venado «no supere, en berrea, los 5 ejemplares/100 ha en el plazo de 5 años desde la entrada en vigor de este Plan de Recuperación. Asimismo se reducirán las densidades de jabalí (Sus scrofa), zorro (Vulpes vulpes) y otras especies cinegéticas o no cinegéticas cuando se considere que estas actuaciones pueden favorecer el estado de conservación del urogallo en su área de distribución»; se instalarán cámaras de seguimiento; se eliminarán vertederos existentes en las zonas críticas; se eliminarán cercas y se soterrarán tendidos; se regulará el tránsito de vehículos a motor; «se establecerán líneas de subvención destinadas a compensar la posible pérdida de renta de las actividades tradicionales que pudiera producirse», se llegará a acuerdos con los propietarios de los Montes de Utilidad Pública de las áreas críticas y se regulará para compatibilizar las medidas de conservación con el uso recreativo en las áreas críticas.

El ámbito de aplicación del Plan abarca 251,2 Km2, repartido entre los municipios de Tresviso, Cillorigo de Liébana, Camaleño, Vega de Liébana, Peñarrubia, Polaciones, Hermandad de Campoo de Suso, Los Tojos y la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga, afectando de modo especial a las cabeceras de los ríos Deva, Quiviesa, Saja, Nansa, Urdón y Cicera. Sin embargo, son únicamente tres las "áreas críticas", situadas en Valdediezma (Tresviso, 945 hectáreas), La Gobia (825 Ha. en montes de Espinama y Cosgaya) y Mesafría (632 Ha. en montes de las Juntas de Barrio, Ledantes y Villaverde). En estas áreas críticas queda prohibido:

«a) La construcción de nuevas vías de transporte, carreteras, pistas o caminos así como la modificación significativa del trazado de los existentes; la instalación de nuevos tendidos eléctricos o de telefonía, de parques eólicos, aerogeneradores e instalaciones de producción de energía solar comercial, instalaciones extractivas a cielo abierto de cualquier tipo y viviendas, así como cualquier actividad que pueda repercutir de forma negativa en las poblaciones de urogallo y en su hábitat. Éstas actuaciones solo podrán ser autorizadas por el Consejo de Gobierno de Cantabria, por razones prevalentes de interés público debidamente motivadas, estableciendo la adopción de cuantas medidas correctoras y compensatorias sean necesarias para garantizar la consecución de los objetivos del presente Plan de Recuperación.
b) La realización de instalaciones y actividades recreativas turísticas de carácter masivo incompatibles con los objetivos del presente Plan de Recuperación.
c) La construcción de nuevos aprovechamientos hidroeléctricos, así como la ampliación de los existentes.
d) La construcción de vallados incompatibles con la preservación de la población de urogallo.
e) Actuaciones que supongan una transformación sensible de la realidad física y biológica que pueda llegar a hacer imposible o dificultar de forma importante la consecución de los objetivos del presente Plan de Recuperación.
f) La práctica de la caza menor y el adiestramiento de perros de caza.
»

En ellas también estará prohibido entre el 15 de diciembre y el 31 de julio de cada año, salvo que, excepcionalmente y previo informe de la Dirección General del Medio Natural, se autorice:

a) La utilización de biocidas.
b) La ejecución de actuaciones de gestión forestal.
d) La realización de batidas de caza mayor.
e) El tránsito por las pistas forestales con vehículos a motor.
f) Cualquier otra actividad que pueda suponer un deterioro significativo sobre la población de urogallos y su hábitat.

Además, se regulará «la presencia de herbívoros domésticos y silvestres en las áreas críticas definidas por el Plan de Recuperación con el objeto de evitar el sobrepastoreo sobre especies arbustivas esenciales para el mantenimiento de los recursos tróficos del urogallo, sin sobrepasar una carga de 0.2 Unidades de Ganado Mayor (UGM) por hectárea».

Las zonas de Liébana a las que afecta el Plan figuran en el mapa que acompaña esta información.

El Plan, que, recordemos, de momento no es sino un borrador, lógicamente, contiene muchas similitudes con el aprobado por el Gobierno en septiembre de 2014 que fue anulado por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria del 25 de noviembre de 2015, que estimó el recurso presentado contra él por los ayuntamientos de Vega de Liébana y Camaleño y las juntas vecinales de Barrio, Villaverde, Espinama y Cosgaya por existir defectos de forma en su tramitación, al no haber dado traslado a los ayuntamientos afectados para que informaran sobre el mismo con anterioridad a su aprobación.

Quien desee puede leer todo el borrador del Plan. con la cartografía que lo acompaña.


Noticia relacionada 1: Plan de 2013

Noticia relacionada 2: Sentencia que lo anuló


También en esta sección: