Noticias de Liébana


Entregado el premio Mujer del Año 2017 de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia

01/04/2017

Imagen

En un emotivo acto celebrado en el incomparable marco del Centro de Estudios Lebaniegos de Potes, tuvo lugar este 1 de abril la entrega del premio a la Mujer del Año de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia, convocado por dicha institución en su Tercera Edición, y que recayó sobre Covadonga Vejo.

Cristina Beltrán, responsable de la Agencia de Desarrollo Local de la Mancomunidad, fue la encargada de moderar dicho acto, siendo la misma la que dio a conocer el nombre de quien este año se hizo merecedora del galardón. Tambien Beltrán dio a conocer el contenido de un telegrama enviado nada más dar comienzo el acto por el propio Presidente de Cantabria, Miguel Angel Revilla, en el que, entre otras cosas decía que "pocas premiadas acumularán tantos y tan notables méritos para el reconocimiento que te brindan tus paisanos lebaniegos". Así mismo animó a la homenajeada a que "disfrutes hoy al máximo de la mejor recompensa: saberte querida y valorada por los tuyos".

Por su parte Julio Cires, Presidente de la Mancomunidad, agradeció la presencia del numeroso público al acto y relató el proceso que se ha llevado a cabo para llegar a dicha elección, así como se comprometió a "realizar todo lo que esté en nuestras manos para que las numerosas poesías escritas por Covadonga durante tantos años, no se pierdan, glosándolas todas en una publicación, siempre que la interesada y familiares estén de acuerdo en ello".

Por otra parte, y antes de la intervención de Covadonga, la presidente de la Asociación Arco Iris, Margarita Caloca, leyó una extensa biografía de la homenajeada. Tomó entonces la palabra Consolación Covadonga Vejo, Mujer del Año 2017, quien a sus casi noventa años, nació en la localidad de Caloca, perteneciente al ayuntamiento de Pesaguero, el día 2 de septiembre de 1927, y sin ayuda de micrófono alguno, leyó-recitó dos de sus innumerables poesías, la segunda dedicada a aquellos maestros de entonces que impartían sus clases en los remotos pueblos en condiciones poco propicias, y de quienes, según sus palabras, tenía imborrables recuerdos. Con voz segura, clara y potente, describía las vicisitudes de aquella época difícil que le tocó vivir y en la que tantas penurias se padecieron. "Iba a la escuela, pero mi afán de saber me llevaba más allá de lo que mi maestra de entonces me podía ofrecer. Hasta el punto de que un día la propia maestra le dijo a mi madre que ella ya no podía enseñarme más de lo que me había enseñado. Siempre pedía que me pusieran deberes, muchos deberes, mi deseo era saber cada vez más". "Cuando creía que tenía mi vida encauzada en los estudios, me cortaron la guía como le sucedió a nuestro milenario Tejo. Estudiaba muy bien, sin embargo un día recibo la noticia de que debo volver a Caloca para cuidar de los abuelos por lo que tuve que dejar los estudios".

Entre una emoción que poco podía hacer por disimular, y rodeada de su familia, Covadonga recibió la placa, de manos de Julio Cires, que la acreditaba como la Mujer del Año, un ramo de flores y regalos del Ayuntamiento de Cillorigo de Liébana de manos de su alcalde Jesús María Cuevas, dieron paso a la actuación folclórica a cargo de L’Escañetu y Los Cuines del Bistruey, rematando el acto una soberbia actuación de los componentes del coro Valdebaró.

Una cerrada ovación final a la homenajeada, reconocimiento explícito de sus más que merecidos méritos al galardón otorgado en el emotivo acto por toda una vida de trabajo y sacrificio, puso el punto y final a los actos del presente año, pensando los organizadores en seguir trabajando para la elección de la cuarta edición.

Informa Pepe Redondo.


Enlace relacionado: Covadonga Vejo.


Compartir en Imagen Imagen

También en esta sección: