"Píldoras de Historia"

PASEANDO POR EL "VIEJO POTES" (XIV)

Lourdes Gutiérrez Palacios. 19/11/2021 en su Facebook.

Viene de Paseando por el Viejo Potes (XIII).

PASEANDO POR "LA PLAZA". LA PLAZA: PASO OBLIGADO...

...DEL REY:

Arco levantado en Potes en 1905 en honor a Alfonso XIII

La Voz de Liébana. 10 de septiembre de 1905. Los preparativos.

«Aparte de los preparativos que los organizadores de la expedición cinegética de S.M. el Rey, habían hecho, para que ésta resultara digna de la persona en cuyo honor se organizaba, y de que ya hemos dado cuenta, el Ayuntamiento de Potes había levantado un arco en la Plaza construido de corcho, y ornamentado con algunos ejemplares de caza mayor, de nuestros montes, y tenía preparado en el edificio del Ayuntamiento un lunch por si S.M. se dignaba descansar breves momentos, para lo cual y en la Sala de Audiencia del Juzgado, decorada con telas y flores, se colocaron unas mesas adornadas con mucho gusto por distinguidas señoritas».

...DE PROCESIONES:

    El Corpus Christi

    "Recuerdos de Liébana" (1882). El Corpus en Potes en 1848. Texto de Ildefonso Llorente Fernández

    «la solemne procesión del Corpus en el año 1848 iba pausadamente, formada por largas y apretadas filas de engalanados lebaniegos, haciendo resonar piadosos cánticos por las tortuosas y pendientes calles de Potes. Las casas todas del tránsito, entre las que hay muchas con escudos señoriales de piedra en la fachada, tenían en sus ventanas y balcones rameadas colchas de engomado percal, o ricas sobrecamas de laboreado damasco, y sobre unas y otras colgaduras, blanquísimas tohallas; sirviendo de mullido asiento a relucientes candeleros de plata, o de metal dorado, en los cuales ardían sendas velas profusamente adornadas de rosas y lirios, alelíes y claveles.
    La escena era magnífica y conmovedora.
    La extraordinaria variedad de colores, que ondeaban en poético desórden en los huecos todos de las casas; las nubes de flores deshojadas, y las hermosas coronas que las mujeres de todas edades, y de todas las categorías sociales de la población arrojaban al aire, al pasar frente a sus casas la religiosa comitiva; flores y coronas que, ora alfombraban el suelo y le hermoseaban, ora quedando prendidas en el palio, parecían la sonrisa de los querubines junto al trono del Señor, ora revoloteando entre los ondulantes vapores del incienso, impregnaban de perfumes y de alegrías el camino que seguía el Dios-Humanado, conducido por el sacerdote en preciosísimo viril; las blancas sobrepellices y las resplandecientes capas pluviales y dalmáticas del clero; el gran número de luces; la extraordinaria concurrencia de personas, ataviadas con sus más limpios y más costosos vestidos; los acordes de la música; el repicar alegre de las campanas en la iglesia parroquial, en la ermita de San Cayetano y en el convento de dominicos llamado de San Raimundo; juntándose a todas estas bellezas y a todos estos placenteros ruidos la frondosidad del arbolado en la mayor parte de la población, y el despeñado sonar de las aguas del Quiviesa, que allí mismo, junto a la plaza (...), entrega sus sonoros raudales al no menos bullicioso Deva; y todo esto en un pueblo situado al pié de altas montañas, embellecidas totalmente con frondosísimos viñedos, coronados por sombríos bosques, y destacándose aún por encima las enormes y siempre nevadas alturas de los célebres Picos de Europa, en el azul purísimo de una atmósfera llena de luz y de esplendor por el risueño sol de primavera, formaba un conjunto delicioso de armonías, de bellezas, de perfumes, de rumores, de poesía y de sublimidad, con que la naturaleza y los hombres se afanaban en rendir un tributo de alabanzas y de admiración al Supremo Señor de todo lo creado. Y el alma sentíase dulcemente impresionada, y de los labios brotaba con inevitable y fervorosa emoción un entusiasta "¡Hosanna!" a Jesús hecho hombre.
    La procesión, después de haber recorrido el despejado barrio de la Iglesia, lugar de los recreos juveniles, y el blasonado barrio del Sol, cuyas casas señoriales traen a la mente mil recuerdos, atravesó el Quiviesa por el Puente de San Cayetano, a cuyo extremo la ermita del mismo santo estaba interiormente adornada con profusión de luces por sus dignos patronos; y subiendo por el Cantón de Abajo, entraba ya en la plaza.
    Entonces, en el balcón de una de las mejores casas, en la cual había entre colgaduras y luces una escultura de la Concepción, apareció un anciano octogenario, que, derramando unas cucharaditas de aromático incienso en una braserilla dorada llena de ascuas colocada entre las luces, y encomendando, al parecer, a su esposa que continuara quemando incienso durante el paso de la procesión por frente de la casa, bajó a la calle, se arrodilló en el empedrado, inclinando profundamente la cabeza; y uniéndose al religioso concurso cerca del palio, comenzó a cantar a media voz el magnífico Sacris Solemniis, al compás de la orquesta formada de varios instrumentos músicos, tocados con especial maestría por individuos pertenecientes a las principales familias de la población, y a los cuales dirigía el entonces niño, mi querido y respetable amigo Don Jesús de Monasterio, honra de Potes, donde nació, joya de Liébana, orgullo legítimo de España y, desde los primeros años de su vida, gloria del arte en Europa.
    »
    El Lignum Crucis:

    La Ordenanza Municipal de Potes de 1865

    Señalaba que, al entrar la procesión en el término municipal de Potes, «entregada la Santa Reliquia al párroco de esta Villa, o a su suplente, continuará la procesión por la calle del Sol, San Cayetano, Cimavilla, calle del Obispo a bajar a la plaza, y por la calle de la Independencia, a la iglesia, donde se celebrará misa solemne y estará de manifiesto la Santísima Reliquia hasta ponerse el sol que se marchará conducida por el párroco o becario de Santo Toribio acompañándola el Ayuntamiento y vecinos hasta concluirse el término municipal.»

    La Voz de Liébana. Número 170. Potes, 10 de junio de 1909. La Santísima Cruz

    «El día 1º del actual, tercer día de Pascua de Pentecostés, siguiendo la tradicional costumbre se bajó procesionalmente desde el Exmonasterio de Santo Toribio donde se custodia, la venerada reliquia del Lignum Crucis.
    El día amaneció lloviendo copiosamente y se dudaba si tendría que suspenderse la ceremonia.
    A las 8 aclaró un poco y a las nueve el Santo madero conducido bajo palio, por el señor cura encargado de la parroquia de Santo Toribio, acompañado por el señor alcalde y una comisión del Ayuntamiento de Camaleño, llegó al límite del término municipal de Potes donde se hallaba esperando el clero de esta parroquia con cruz alzada, el señor alcalde y otra comisión del Ayuntamiento de Potes y numerosos fieles. En dicho sitio se unieron ambas procesiones y después de seguir el itinerario de costumbre por las calles de la población, llegó la procesión a la iglesia parroquial donde a continuación se celebró una solemne misa.
    ».

    Si queréis continuar el paseo, conociendo mucho más sobre esta procesión, podéis hacerlo aquí.
    Semana Santa: Jueves y Viernes Santo.:

    La Voz de Liébana. Número 240. Potes, 10 de abril de 1911. Pág. 3. Al vuelo.

    «En las próximas fiestas de Semana Santa, que se celebrarán este año en Potes, se estrenará en la procesión del Santo entierro, la monumental urna-sepulcro, regalo de una piadosa señora de esta villa, y una preciosa imagen de la Virgen de los Dolores, cuyos Pasos llamarán la atención del público.
    Los sermones del Mandato y de la Soledad están a cargo del queridísimo y celoso vicario de la parroquia Eleuterio Laso
    ».

    La Voz de Liébana. Número 850. Potes, 15 de abril de 1928. Pág. 3. La Semana Santa

    Procesión de Semana Santa

    «Los cultos religiosos, celebrados en nuestra parroquia, durante los días en que la Iglesia conmemora la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, han revestido la solemnidad acostumbrada. No obstante haberse celebrado hace quince días Santas Misiones, y haber durante ellas cumplido con el precepto Pascual, la mayor parte de los fieles de esta parroquia, el jueves por la mañana, fueron numerosas las comuniones que celebraron.
    Por la tarde, nuestro digno párroco don Cecilio Fernández, celebró la ceremonia del Lavatorio, con doce pobres, y nuestro joven coadjutor, don Saturnino Gutiérrez, que, por primera vez, ocupaba en nuestra parroquia la Sagrada cátedra, predicó con gran elocuencia el sermón del Mandato. A continuación, se organizó la procesión con los pasos del Nazareno con la Cruz a cuestas, y la imagen de la Dolorosa, recorriendo las calles del pueblo y haciendo estación en la iglesia del Convento de San Raimundo.
    El viernes el sermón de la Soledad estuvo a cargo del señor cura de Armaño don Miguel García, quien ya gozaba fama de excelente orador sagrado por los sermones que, durante el pasado verano, había predicado algunos viernes en Santo Toribio y que ese día justificó que era bien merecida dicha fama.
    No obstante, de lo lluvioso de la tarde, después del sermón salió la procesión con los pasos de las Marías al pie de la cruz y la urna con Jesús muerto. La lluvia deslució la procesión.
    De la música, de los cantores y del orden que el público guarda en todas las procesiones vale más no hablar.
    ».
    La Virgen de Valmayor: Patrona de Potes

    La Voz de Liébana. Número 167. Potes, 10 de mayo de 1909. La Virgen de Valmayor

    «Si la mayor devoción de los lebaniegos es la Virgen de la Luz, la mayor devoción de los vecinos de Potes a la Virgen es bajo la advocación de la Virgen de Valmayor, que se venera en la ermita de dicho nombre. A ella acuden en todas sus aflicciones y de ella esperan remedio de todas sus calamidades.
    Angustiados los labradores por la prolongada sequía, volvieron sus ojos a la Virgen de Valmayor, y los Mayordomos de la Cofradía acordaron bajar la imagen en rogativa y hacerle en la parroquia una solemne novena para impetrar la lluvia. Al efecto hicieron una suscripción entre los vecinos para reunir los fondos necesarios, y el martes 3 del corriente, a las seis de la tarde subió el clero parroquial procesionalmente a la ermita, y a las ocho bajó la venerada imagen acompañada por todo el pueblo, con luces encendidas y cantando el rosario y la letanía.
    Hacía ya 6 años que dicha imagen no era bajada a Potes en rogativa, y el espectáculo que ofrecía la procesión era verdaderamente conmovedor. Nunca hemos visto en procesiones y funciones religiosas de la parroquia de Potes mayor concurrencia, ni mayor fervor que ese día.
    Así lo reconocía el señor vicario en la sentida plática que, una vez llegada la procesión a la iglesia, dirigió a los fieles.
    Estas devociones tradicionales, que cuentan tantos siglos, han echado tan hondas raíces en el corazón de los fieles que ni otras nuevas devociones son bastantes a debilitarlas, ni la incredulidad e indiferencia reinantes son capaces de desarraigarlas.
    ».
    La Santuca: Patrona de Liébana.

    Procesión de La Santuca en 1905

    La Voz de Liébana. Número 24. Potes, mayo 1905. Al vuelo.

    «La fiesta celebrada el día 2 de mayo con motivo de la tradicional bajada que desde Peña Sagra, donde tiene su santuario, se hace cada año a la Virgen de la Luz, conduciéndola en solemne procesión desde el expresado punto hasta el exmonasterio de Santo Toribio de Liébana, resultó como siempre, espléndida, y particularmente en la tarde de dicho día, que nuestra iglesia parroquial se vio llena de fervorosos devotos que llenos de fe adoraban a la que dentro de pocos momentos regresaría para su parroquia de Aniezo, y de allí a su elevado santuario.
    Es de lamentar las porfías que se suscitan entre todas aquellas personas que se disputan la conducción de la imagen, aunque este año afortunadamente no hubo que lamentar, como en otras ocasiones, ningún incidente desagradable
    ».
    San Vicente Mártir: Patrono de Potes.

    La Voz de Liébana. Número 868. Potes, 1 de febrero de 1929. El Patrono de Potes

    «Es la romería de Potes, la fiesta de su Santo Patrono, San Vicente Mártir, la que con menos regocijo y aparato se celebra entre todos los pueblos de Liébana. Es nada más, como un día de fiesta más o un domingo cualquiera. Son muy contados los forasteros que en ese día vienen a Potes a participar de la fiesta.
    La parte más solemne es la religiosa. Hubo misa de tres capas, que dijo el coadjutor don Fabio García asistido del ecónomo de Santo Toribio don Joaquín Pérez y del presbitero don José María Martínez, y el panegírico del Santo estuvo a cargo del capellán deon Ignacio Rodríguez de Cosgaya, quien lo hizo con persuasiva elocuencia.

    Entierro de Cástor del Río

    Por la tarde, después del Santo Rosario, se celebró la procesión con la imagen del Santo recorriendo las calles céntricas del pueblo
    ».

...DE ENTIERROS

La Voz de Liébana. Número 938. Potes, 31 de enero de 1932. Don Cástor del Río Martínez.

«Su entierro constituyó una grandiosa manifestación de duelo, homenaje póstumo al hombre activo, trabajador y bueno, que le dedicaron sus amigos y vecinos».


Sigue en Paseando por el Viejo Potes (XV).


También en esta sección: